Tomarse una ducha o baño caliente antes de acostarse es una forma conocida de mejorar el sueño, pero ¿cuándo es el momento perfecto para hacerlo? Un nuevo estudio tiene la respuesta.

Para aquellos que luchan por obtener una cantidad decente de sueño cada noche, hay una serie de consejos para tratar de mejorar la posibilidad de quedarse dormido y la calidad de nuestro descanso.

Por ejemplo, sabemos que hacer ejercicio con regularidad, mantener el dormitorio fresco y evitar el alcohol antes de ir a dormir son algunas de las mejores maneras de asegurarnos de tener un buen descanso nocturno.

Tomar un baño o una ducha antes de acostarse también es un remedio para dormir bien conocido.

Esto se debe en parte a que un baño caliente puede ayudarnos a relajarnos, pero también porque la temperatura de nuestro cuerpo tiende a disminuir después de un baño caliente, lo que puede inducir a dormir mejor.

Sin embargo, ¿hay alguna diferencia en la calidad del sueño exactamente cuando nos bañamos? Los investigadores dirigidos por Shahab Haghayegh, un investigador doctoral en el Departamento de Ingeniería Biomédica de la Universidad de Texas en Austin, se propusieron investigar.

Analizando el tiempo de baño y la calidad del sueño.

Para averiguarlo, Haghayegh y sus colegas buscaron en un total de 5,322 estudios de bases de datos como PubMed, CINAHL, Cochran, Medline, PsycInfo y Web of Science.

Han publicado los resultados de su metaanálisis en la revista Sleep Medicine Reviews.

Los investigadores analizaron los efectos del «calentamiento corporal pasivo a base de agua» en varios indicadores de la calidad del sueño: ” latencia de inicio del sueño (SOL), despertar después del inicio del sueño, tiempo total de sueño, eficiencia del sueño, sueño de ondas lentas y calidad subjetiva del sueño” .

Un SOL más prolongado, es decir, el tiempo que tarda en dormirse, es una medida estándar de la satisfacción del sueño. La eficiencia del sueño también es una forma convencional de medir el sueño que divide el tiempo que una persona está dormida por el tiempo total que pasan en la cama menos el SOL.

Finalmente, el sueño de ondas lentas describe la fase más profunda del sueño, que muchos creen que es fundamental para el aprendizaje y la consolidación de la memoria.
Báñese 1–2 horas antes de acostarse para dormir mejor

Los resultados del análisis revelaron que el mejor momento para tomar una ducha o un baño es de 1 a 2 horas antes de irse a la cama. La duración de la ducha o el baño no debe ser superior a 10 minutos para que una persona obtenga los beneficios.

Esto enfría el cuerpo al mejorar la circulación sanguínea desde el núcleo del cuerpo hasta su periferia, es decir, a las manos y los pies.

Darse una ducha o baño caliente en este momento mejora el «ritmo circadiano de la temperatura», ayudando a las personas a conciliar el sueño más rápidamente y mejorando la calidad del sueño, explican los autores del estudio.

«Cuando examinamos todos los estudios, observamos disparidades significativas en términos de enfoques y hallazgos», explica Haghayegh. «La única manera de hacer una determinación precisa de si el sueño se puede mejorar, de hecho, es combinar todos los datos pasados ​​y mirarlos a través de una nueva lente».

«Sí, los datos [demuestran] que una ducha o baño caliente antes de acostarse hace una gran diferencia en la calidad general de su sueño», dice Haghayegh, y agrega: «Me ducho todas las noches antes de acostarme».

V

Sobre el Autor

Jimmy Rosario

Inquieto tratando de aportar con iniciativas vinculadas a las ciencias,tecnología y el emprendimiento

Deja un comentario