Ahora, la compañía surcoreana ha presentado el producto que trae lo mejor del almacenamiento interno, la velocidad, a la flexibilidad que los usuarios demandan a la hora de ampliar la memoria de su dispositivo. En vez de continuar utilizando las microSD, van a apostar por tarjetas que adoptan UFS 1.0, lo que, en resumen, brindará velocidades de lectura hasta 530 MB/s y de 170 MB/s de escritura. Las microSD en resumen, quedan muy atrás, con velocidades de hasta 100 MB/s incluso en lectura. Más impresionante son las ventajas en operaciones de lectura y escritura por segundo, que multiplican hasta en 22 veces las cifras de las tarjetas micro SD.

Y para el usuario medio, ¿qué supone todo esto? Básicamente, el sistema podrá acceder igual de rápido a los ficheros que se encuentren en la memoria externa que a los de la interna, por lo que no se apreciarán mermas de rendimiento en reproducción de fotos, vídeos, o en tiempos de carga de vídeo juegos. Las novedades de las tarjetas UFS son incluso más reseñables si se tiene en cuenta que desde Android 6.0 Marshmallow es posible unificar ambos almacenamientos para que el sistema y el usuario los vea como solamente uno.

Según Samsung, las tarjetas llegarán en capacidades de 32 GB, 64 GB, 128 GB y 256 GB, aunque de momento no han anunciado precio o fechas de llegada. Sobre la compatibilidad de UFS con dispositivos actuales o futuros poco se sabe, pero a priori, viendo la forma física de la tarjeta y de los pines, es poco probable que vayan a funcionar hasta que no llegue una nueva generación de terminales.

Vía